El día después – Post 28o

A las 5 de la madrugada llegó el último autobús a Murcia.

En ese momento en el paso a nivel de Santiago el Mayor no pasaban trenes, tampoco muchos coches, unas pocas personas quizás que volvían a su casa tras un viaje de casi 24 horas. A esas horas la ciudad es del que la visita. Un golpe de aire levanta unas hojas que se posan en las piedras, entre las vías.

Toca dormir y asimilar todo lo que se ha vivido en Madrid, el viaje de ida, los preparativos, los nervios, las esperanzas, los sueños, los miedos.

Con los pitidos de la primera bajada de la barrera se despiertan los primeros vecinos. A algunos les perece que el día de ayer, sábado 28 de octubre, ha sido como un pequeño sueño.

Conformen pasan los primeros segundos y se oye el paso del tren se terminan de despertar. Hemos vuelto.

Con el recuerdo del 30 de septiembre empezamos el día:

La acogida no pudo ser mejor en Madrid. Todas aquellas personas por las que apostamos respondieron, y faltarían líneas para expresar nuestro agradecimiento a todos los que formaron parte del día de ayer: GRACIAS. No podemos dejar de recordar a las fuerzas y seguridad que nos ayudaron a que todo fuera, sencillamente, perfecto. En especial a la Policía Nacional y a la Policía Local de Madrid: sin palabras.

A las 17 horas nos juntamos cerca de Plaza de Colón. Se desenrollan las primeras pancartas, se alzan las primeras reivindicaciones al cielo, hechas con la invención de todos los vecinos, suenan las canciones que nos han acompañado durante estos 47 días sin descanso, levantando ánimos cuando vemos ese muro cerniéndose a nuestro paso.

A las 17.30 horas, puntuales como un reloj, arrancamos tomando el Paso de la Castellana. Tres carriles repletos. La gente marcha junta, abrazada, sin espacios ni huecos: todos somos uno.

Las redes sociales nos inundan. Llegan mensajes de todos lados, nos hace sentir que tenemos algún que otro ojo sobre nosotros, hemos caído en gracia a muchos medios y nuestra historia se vuelve a contar, esta vez con mayor difusión; y es que la razón es un arma poderosa aún en estos días. Para ser TT hay que ser un tema candente, y nosotros durante 13 horas seguidas tuvimos ese privilegio de Twitter:

Entre los que se unieron encontramos a los vecinos de Valladolid:

Conforme íbamos avanzando por el Paseo de la Castellana iba entrando en la misma la gente que había quedado a la espera en la Plaza de Colón. También a la misma altura andaban muchos vecinos por la acera y el paseo lateral, ya que por seguridad teníamos que discurrir entre los 3 carriles de un sentido. Todos querían estar en todos lados, en la cabeza, con los músicos, con las jotas, charangas y los cánticos. Todos querían alzar la voz al mismo grito: “¡MUROS NO!”.

Un mensaje sencillo pero que no termina de calar en algunas mentes privilegiadas. No terminan de ver que una ciudad no quiere ser dividida. Que la provisionalidad sólo sirve cuando hay proyectos, plazos, presupuestos y sanciones por incumplimiento, y aquí ya tenemos demasiados años a las espaldas oyendo lo mismo y cada día que pasa, como aquel que dice, un vecino muere y un muro se levanta. Vídeo que nos envían alumnos de la Escuela de Arte Dramático de Murcia:

Performance "Murcia sin muros"Difunde y comparte, Murcia no se parte.Gracias a todos los que habéis hecho posible esta performance como a la preciosa Joanna. A todos y cada uno de los que luchais con vuestro pequeño, grande, mediano granito de arena. Con una sonrisa en la boca y el corazón en mi mano solo puedo agradeceros esta unión que hemos creado. Alegrémonos y sonriamos. Sonriamos mucho. Sonriamos tanto que nuestra felicidad se mantenga viva hasta lograr el soterramiento. Amigos, Murcia no se rinde.

Publicado por Oriol Stradivarius en sábado, 28 de octubre de 2017

Llegamos a Nuevos Ministerios, al Ministerio de Fomento

Y la lectura del manifiesto:

¿Quieres encontrarte en la manifestación de ayer? Pues suerte, porque aunque luego dirán que eran 5 o 6… ¡Ayer se juntaron en Madrid cerca de 15.000 personas!