Cercanías – Informe en la Región de Murcia

Introducción

Medias distancia

Estado de la vías

Evolución del número de viajeros y precios

Material ferroviario

Introducción:

En la región de Murcia existe un solo servicio de Cercanías que es una extensión de la línea de Alicante que llega hasta Águilas, pasando por dos pueblos de Almería. Esta línea da servicio, atendiendo a los conceptos geográficos básicos y a la densidad de población, a un continum urbano que se extiende entre las ciudades de Alicante – Murcia – Lorca – Águilas pudiendo añadirse a este espacio urbano la ciudad de Cartagena.

Esta extensa área requiere de unos servicios comunes, interconectados e interdependientes: comerciales, docentes, universitarios, etc. y exige una red de transporte que potencie estas sinergias. Esta tendría que ser fomentada desde las administraciones públicas.

Medias distancia:

Además del servicio de Cercanías Alicante – Murcia nos encontramos también con un servicio de media distancia, Cartagena – Murcia, que perfectamente podría ser de Cercanías. La demanda del mismo ha ido aumentado a lo largo de los últimos años con frecuentes solicitudes por parte de la Universidad Politécnica de Cartagena. Sin embargo, RENFE no ha decidido dar ningún paso en este sentido, quizás por el estado de la vía, todavía por arreglar que hace que los viajes no sean competitivos en tiempo  en comparación con el trayecto en carretera tanto por medios públicos: autobuses; como privados: ruedas organizadas y economía colaborativa (bla-bla-car).

Estado de la vías:

En la Región de Murcia actualmente los trenes tanto de Media Distancia como los trenes de la línea de Águilas – Murcia – Alicante circulan por vías de ancho ibérico sin electrificar y servida por trenes cuya vida media es más de treinta años que, con frecuencia, se averían produciendo importantes retrasos.

Tras los graves accidentes, en especial el de Angrois, en la línea se ha anulado el anterior sistema de seguridad – telefónico – y se han reintroducido factores  en las principales estaciones. Estos permanecerán en ellas hasta que en la línea se implante el ASFA digital. Con su introducción se espera que se mejore el servicio, aunque su ejecución, retrasada por diversos motivos presupuestarios,  ha supuesto frecuentes cambios en los horarios y más retrasos. Esta situación está contribuyendo a la caída en el número de viajeros.

 

Evolución del número de viajeros y precios:

En el siguiente gráfico hemos procedido a inter-relacionar el número de viajeros con los ingresos de la línea a partir de los datos anuales que se pueden localizar en la página de RENFE.

De la comparativa realizada sobresale una importante cuestión, a pesar de la caída de viajeros  – casi un millón – los ingresos de RENFE han seguido aumentando, en parte porque la región de Murcia mantiene, conjuntamente con Asturias, uno de los precios más caros del país.

Para visualizar esta situación hemos procedido a cotejar los precios de los abonos mensuales limitados a dos viajes de 3 y 6 zonas en diferentes lugares. Como podemos apreciar en los gráficos siguientes, en el caso del abono de 6 zonas, las cercanías Alicante/Murcia tienen, conjuntamente con Asturias, los precios más altos, mientras que en el caso de los abonos de 3 zonas el más costoso es el de Cádiz, seguido, una vez más, por Murcia y Asturias.

Tampoco esta más indicar que, en ocasiones, la zonificación no corresponde a km por lo que la comparativa es complicada, aunque sigue siendo orientativa.

 

Inter-modalidad y abonos

Uno de los principales problemas cuando hablamos de los precios de los abonos es comprender que, en la inmensa mayoría de las ciudades de un tamaño considerable, existen además de los abonos de cercanías abonos inter-modales mensuales sin limite de viajes. En el caso de Murcia no existe, a pesar de ser una región uni-provincial ningún tipo de abono de este tipo, ni parece a día de hoy que exista interés por el mismo.

Esta circunstancia se ve agravada por la situación inter-regional del transporte de Cercanías que acoge a tres regiones limítrofes Valencia, Murcia y Andalucía (Almería), que necesitarían además de algún tipo de gestión conjunta lo que complica con mucho las soluciones inter-regionales. Esto hace que los billetes de Cercanías Alicante- Murcia sean de los más caros al no contemplar ningún tipo de inter-modalidad.

Por otra parte no podemos olvidar que en el caso de Murcia no existe ningún tipo de inter-relación entre los horarios de los autobuses urbanos y el Cercanías, o entre estos y los media distancia a Cartagena, a pesar de las quejas. A modo de anécdota se  puede recordar que: tras la imposición de uno de los últimos horarios, algunas de las frecuencias entre Alicante – Murcia no aparecían casadas con su continuidad entre Murcia – Lorca. Fue gracias a la presión de los viajeros que estos horarios fueron cambiados y ajustados.

 

Material ferroviario

Para valorar el estado actual de la línea de cercanías no podemos perder de vista el estado actual de los trenes que prestan servicio en estas vías (información proveniente de CCOO – Antonio del Campo). Los servicios de Cercanías y Media Distancia de Renfe Viajeros que se prestan en las líneas ferroviarias sin electrificación se realizan con las unidades diesel: S-592, S-596, S-594,   S-598 y S-599, con las siguientes características [1]:

Como podemos observar  casi el 50% de las unidades que prestan servicio de viajeros en Cercanías y Media Distancia con material diesel tiene una antigüedad de más de 30 años, coincidiendo que sus servicios se realizan en las comunidades autónomas con infraestructuras ferroviarias más antiguas entre otras: Aragón, Galicia, Extremadura y Murcia.

Actualmente en servicio en la Región de Murcia  existen 11 automotores para servicios de cercanías entre Águilas-Murcia- Alicante, de los que tres tiene instalados el ASFA digital, por lo que tendrán que ser actualizados, aunque no sabemos cuando y si eso afectará al servicio; 3 automotores 596, Murcia-Cartagena, sin ASFA-digital. A esta línea han llegado nuevos media-distancia de los que desconocemos a fecha de hoy si llevan instalado ASFA –digital. Por último hay 2 unidades 599 que si lo llevan incorporado que prestan servicios de media distancia entre la Región con Valencia y Zaragoza.

En los últimos años tanto en las unidades S-592, como la S-596 se están produciendo incidencias frecuentes en la prestación de servicios, por los problemas que generan la falta de repuestos para su mantenimiento que influyen negativamente en la calidad que reciben los viajeros que utilizan este material ferroviario. (Se da la circunstancia que el último accidente ferroviario ocurrido el 9 de septiembre del año pasado en Galicia se produce con una unidad de la serie 592 que Renfe vendió a los ferrocarriles portugueses).

Esta situación influye en la prohibición de llevar bicicletas lo que afecta a la inter-modalidad. Por otro lado, tampoco podemos olvidar que los trenes no se encuentran habilitados para minusválidos con el problema añadido que sólo en la ciudad de Murcia hay servicio Atendo para ellos. A esto se añade que en los  trenes donde esta  habilitada la rampa solo hay plaza para un minusválido lo que esta creando problemas.

Por último no esta de más señalar la la nula labor planificadora acometida con motivo de la llegada de la Alta Velocidad, que puede traducirse en una ruptura de la conexión con el itinerario Murcia-Alicante, alcanzando un más que posible traslado en Albatera, lo que pone en peligro el mantenimiento de la línea. Debemos de tener en cuenta llegado a mover, sin electrificar, casi cinco millones de viajeros mientras que la futura línea del AVE, en las previsiones más optimistas, llegará tan sólo 700.00 mil viajeros.

Todo ello por no hablar, que la llegada del AVE tal y como está prevista en superficie en la ciudad de Murcia supone la renuncia a la construcción de una estación inter-modal ligada al soterramiento de las vías a su paso por la ciudad de Murcia que daría solución a muchos de los problemas de transporte.


[1]  Nota sobre la tabla: *Proceden de una transformación de los antiguos S-593 que se fabricaron en el año 1963. Renfe decidió en el año 1996 retirarlos de servicio, aprobando la transformación de 25 unidades a la Serie 596 y la venta a Chile y Argentina de otras unidades.